fbpx

Postparto, lo que nadie te cuenta


Por fin a llegado el día que llevabas esperando 9 meses, el bebé que se ha ido gestando en tu interior por fin ha nacido, por muchas veces que hayas imaginado este momento nada se parece a la sensación que te produce tenerlo al fin en tus brazos. Al igual que tampoco nada se parece a lo que habías imaginado que sería tener un bebé en casa.


Tu realidad a cambiado por completo de la noche a la mañana, has pasado de ser una mujer independiente a tener una personita demandante, constantemente a tu lado con muchas necesidades que atender.


Es difícil encontrar el equilibrio entre tus necesidades y las del bebé y más cuando te encuentras recién parida, con un cocktail de hormonas y un mundo de sensaciones y sentimientos nuevos que es posible te cueste gestionar.


Es probable que en muchas situaciones te sientas desbordaba por eso es importante, sobre todo en los primeros días ser prácticos, organizarse en casa y procurar estar en el presente, viviendo el aquí y el ahora.


En los momentos de postparto inmediato es fundamental el apoyo de nuestra pareja o nuestra tribu, posiblemente sólo sientas la necesidad de estar con tu bebé por eso es importante que otra persona pueda encargarse de las tareas de la casa y que tú puedas descansar y estar con tu bebé sin preocuparte por el “tengo que hacer”.


Más adelante y a tu ritmo, cada mujer vive el proceso a su manera y con sus propios tiempos, sentirás la necesidad de ir recuperando poco a poco espacio y tiempo para tí misma, háblalo con tu pareja o con tu tribu y permítete ir recuperando esos momentos para tu disfrute personal, al principio quizás con media hora al día sea suficiente pero verás que a medida que pasa el tiempo, puede que dos horas se te queden cortas. Aprovecha este tiempo exclusivamente para tí, para realizar actividades que te aporten bienestar y que con el bebé no puedes realizar, como leer, disfrutar de una charla sin interrupciones, recuperar alguna actividad que te guste, hacer yoga o simplemente darte un baño relajante, no utilices este tiempo para hacer cosas de la casa y sobrecargarte con tareas pendientes, posiblemente tu cuerpo te pida descanso y tu mente desconexión.


Algunas mujeres se sienten culpables por buscar estos espacios y utilizar cierto tiempo al cuidado personal, pero realmente es fundamental para poder mantener ese equilibrio entre la mirada externa e interna, entre las necesidades del bebé y tus necesidades. Si no inviertes tiempo en tu cuidado personal y en satisfacer tus necesidades personales, lo más probables es que te sientas desbordaba, cansada y triste y esto influya en que no seas capaz de disfrutar del tiempo que pasas al lado de tu bebé.


Todas las personas tenemos la necesidad de tomar aire, de pararnos a respirar profundamente, de dedicar tiempo en soledad a nuestra escucha profunda, también necesitamos ratos de desconexión, hacer pequeñas cosas que forman parte de nosotros y poder dedicar tiempo a realizar aquellas cosas que nos nutren y nos llenan de vida.

ResponderReenviar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *